scientifyRESEARCH
research funding database

SamSpeaksScience: cómo presentar tu conocimiento en público

Share this post

Prólogo: Tanto al principio de la carrera universitaria como a nivel de postdoctorado, casi todos los proyectos de investigación implican hacer una presentación, pero puede ser muy complicado saber por dónde empezar o cómo crear una presentación que tu público entienda y por la que se interese. Hablamos con Sam, de SamSpeaksScience, y le preguntamos cómo los científicos podemos compartir nuestro trabajo con el público de manera eficiente. Aprendimos a aceptar la imperfección y que las barreras lingüísticas no son tan altas como pensamos, y nos replanteamos el concepto de presentación como una forma de guiar al público a través de nuestro conocimiento de expertos.  

Esta entrevista forma parte de la colección de encuentros con empresas innovadoras que apoyan el trabajo de los investigadores. 

¿Puedes hablarnos un poco sobre ti y lo que te llevó a crear SamSpeaksScience? 

SamSpeaksScience surgió a partir de mi experiencia personal en el mundo académico (completé un doctorado y dos postdoctorados), y también de mis actuaciones de comedia improvisada y de mi participación en la organización de charlas TEDx. Esta singular combinación de habilidades ahora tiene mucho sentido, pero no estaba tan claro cuando decidí cambiar de profesión.  

Durante mi segundo postdoctorado me di cuenta de que había perdido el interés por la investigación y que era el momento de encontrar otro trabajo. Por aquel entonces hacía improvisación y TEDx por diversión, no por trabajo, de modo que me llevó un tiempo darle la misma importancia a la ciencia y a la improvisación a la hora de considerar mi futuro profesional. 

Creé SamSpeaksScience en 2017, ¡y el negocio funcionó! Mi compañera Hedwig (contratada en 2021) y yo organizamos talleres presenciales y en línea, así como sesiones individuales, en Europa (de momento). También estamos preparando otros proyectos sobre la difusión del conocimiento científico. Me gusta trabajar con investigadores (y expertos en general) porque les apasiona su trabajo y porque saben muchas cosas interesantes que yo no sé, ¡así que estoy aprendiendo cosas nuevas constantemente! 

Como investigador, ¿de qué forma mis habilidades de presentación pueden mejorar el acceso a la ciencia? 

Las habilidades de presentación son esenciales para un investigador. Ser un buen orador es necesario para conseguir un puesto docente, obtener algunas becas y para mantener cierta reputación entre tus compañeros. Hablar sobre tu investigación es una parte fundamental de tu trabajo como científico. La mejora de tus habilidades de presentación te permitirá mejorar el acceso general a la información científica, pero también te abrirá puertas más allá del mundo académico.  

Existen muchos escenarios y públicos diferentes para las presentaciones científicas, desde actividades para un público infantil como charlas sobre investigación en auditorios abarrotados. ¿Hay algún enfoque común a la hora de prepararse para dar una presentación? 

En primer lugar, hay que adoptar una actitud. Como orador, estás guiando a tu público a través del conocimiento que estás presentando. Y como guía, eres el responsable de que esta travesía sea un éxito para todas las partes involucradas. Una charla no es una confrontación o pelea, es un intercambio, una experiencia compartida, con un líder claramente identificable: tú, el presentador. Parte de tu misión como presentador es preocuparte por tu público, sin importar de quién se trate.  

Una vez has comprendido esa actitud mental, ya puedes considerar más atentamente a tu público, sus conocimientos y sus expectativas. Entonces, puedes ajustar tus propios objetivos y pronósticos a los suyos.  

Con respecto al contenido de la charla, es importante tener un mensaje claro (¿qué quieres que tu público recuerde?) y que el arco narrativo de la historia sea lógico (¿cuál es el contexto de tu trabajo? ¿Cuál es el problema? ¿Cuáles son las soluciones que propones?) 

Finalmente, durante tu presentación, es muy importante que te centres en tu público. Como orador, necesitas ser generoso con tu voz, tu energía, tu lenguaje corporal, para que la gente sentada en frente de ti se interese por lo que estás contando. 

Tus observaciones ayudan a la gente a sacar partido de sus puntos fuertes. ¿Qué tipo de habilidades dirías que contribuyen a dar una presentación eficaz? 

Hay muchas formas de destacar como orador. Puedes demostrar interés, empatía o un deseo sincero de que comprendan tu mensaje (por desgracia, son muchos los científicos que no se preocupan por este último punto). A algunos investigadores se les da muy bien elaborar mensajes impactantes, otros crean historias interesantes. Y algunos científicos son muy carismáticos y cautivan a su público independientemente de lo que digan.  

Además de ser un investigador experto, también tienes experiencia en arte dramático y artes escénicas. Desde ese punto de vista, ¿consideras que hay algo que todos los científicos deberían tener en cuenta a la hora de dar sus presentaciones? 

Cuando das una charla, estás participando en una interacción comunicativa humana. Muchos científicos olvidan o ignoran los aspectos sociales del proceso. Como nadie es perfecto, la comunicación humana siempre es complicada. Sin embargo, lo que puede percibirse como un problema en una charla científica (ojo a la subjetividad) ¡es lo que en realidad hace que sea interesante! Intentar que todo sea perfecto de manera objetiva puede ser contraproducente. El público quiere ver el lado humano detrás del proyecto de investigación que se presenta. De modo que, cuando vayan a dar una charla, invito a los investigadores a mostrarse a sí mismos, a aceptar las peculiaridades de su personalidad y a ser humildes sobre su comportamiento (ya que nadie es perfecto).  

Cuando era principiante y tuve que hacer algunas presentaciones, intentaba olvidarme de que el público estaba allí, pero has mencionado que captar la atención del público es importante. ¿Cómo se hace? ¿Y de qué forma contribuye a que las presentaciones científicas sean más eficaces? 

Algunos oradores son carismáticos, magnéticos. Cuando suben al escenario, inmediatamente se siente su energía. En las artes escénicas hablamos de presencia escénica, que incluye tres dimensiones: la conciencia de uno mismo, la conciencia del público y la conciencia del efecto que uno tiene en el público. Tener una buena presencia escénica implica estar en sintonía con tus oyentes. Un discurso de éxito supone una interacción positiva entre el público y el orador. Una charla no puede ser unidireccional. 

Da miedo que te miren muchos pares de ojos, no se puede negar. Incluso los artistas profesionales se ponen nerviosos antes de enfrentarse a su público. Pero también es una enorme fuente de energía que puedes aprovechar para dirigir a tu público. 

Una vez en el escenario, el público te ve, no puedes esconderte. Las palabras no te harán invisible. En lugar de cerrarte a tu público por miedo, tienes que abrirte a él. Como orador, eres el líder, y tus oyentes estarán mucho más dispuestos a seguirte si demuestras que eres abierto y atento. La comunicación consiste en cambiar a tu público; no podrás conseguirlo si te muestras completamente distante. 

Dado que los entornos de investigación son muy internacionales, ¿tiene algún consejo especial para enfrentarse a la presentación en un idioma diferente o a los temores sobre las barreras lingüísticas? 

Veo dos elementos que pueden constituir una barrera en la mente de un hablante no nativo: su vocabulario y su pronunciación. A veces estos elementos son realmente un problema, pero si se tiene la voluntad de superar estos obstáculos, el objetivo es muy alcanzable. De hecho, la barrera es mucho menor de lo que pueda parecer. 

Cuando te diriges a un público, tu objetivo debe ser que te entiendan, facilitar al máximo el trabajo de tu audiencia y crear un viaje atractivo y sin esfuerzo para ellos (tú eres el guía, ¿recuerdas?). Tu objetivo no es hablar sin fallos, sino que te entiendan claramente, así que date tiempo para hablar y enunciar palabras complejas o difíciles. Pide a alguien de confianza que te comente los errores sistemáticos y practica mucho. Hablar en inglés en situaciones de poco estrés te ayudará para los discursos formales. 

Como hablante no nativo, hacer comedia improvisada en inglés me ayudó muchísimo. Solía ser perfeccionista y solo hablaba cuando tenía en mente la construcción correcta de la frase (lo cual llegaba siempre demasiado tarde en las conversaciones de grupo…). En la improvisación, no tenemos tiempo para pensar y no nos importa la perfección. 

Hay que tener en cuenta que el público también suele ser internacional, lo que significa que su vocabulario y su acento tampoco son perfectos. Incluso los angloparlantes nativos tienen que adaptarse a su público internacional. Deben limitar el uso de palabras poco comunes, tener cuidado con la construcción de frases complejas y darse cuenta de que ellos también tienen acento: un marcado acento escocés puede ser difícil de entender para un estadounidense. 

La perfección es un ideal, no un objetivo razonable. Todos tenemos acento y todos debemos esforzarnos cuando nos dirigimos a multitudes internacionales, incluso los hablantes nativos. 

¿Puedes recomendarnos a algún científico al que consideres un gran comunicador o al que siempre tengas ganas de ver presentando sus investigaciones? 

Jim Hudspeth, con quien trabajé en la Universidad Rockefeller, es un gran orador. Tiene una capacidad asombrosa para hacer accesibles nociones complejas. 

Mi esposa Adria LeBoeuf también es una oradora increíble e inspiradora y su trabajo es fascinante. 

Neil deGrasse Tyson tiene una presencia escénica asombrosa. Siempre es un placer verle iluminarse cuando habla de ciencia. 

Samuel Lagier of SamSpeaksScience stands to the left of a block where collaborator Hedwig Ens sits.
Samuel Lagier y Hedwig Ens de SamSpeaksScience. Fotos de RRIM photo.

Agradecimientos

Queremos dar las gracias a Sam por compartir su visión.

Would you like to be featured on our blog?

Get in touch with us!

phd student funding

Sign-up for our monthly
research funding newsletter

you can unsubscribe at any time